Motivacion

Mi Historia de Amor Propio + Audio

atuendo sexy con traje rojo y zapatos negros

Si prefieres, puedes escuchar la publicación dando PLAY

El amor, el amor, el amor.  El amor es uno de los sentimientos más fuertes que podemos tener, un sentimiento que mueve el mundo y mueve nuestros corazones.  Sin embargo, ese amor que deseamos que mueva todo el mundo, a veces no puede mover nuestros corazones.  En un tiempo en el cual se habla tanto sobre el AMOR hacia los demás, algo sucede con nosotras que en ocasiones olvidamos el amor propio.

A veces, por el corre y corre diario, las preocupaciones, el trabajo y todas las responsabilidades de vida, se nos olvida trabajar con nuestro amor.  ¿Porqué amamos a los demás y no a nosotras mismas?  ¿Cómo es posible que nos encariñemos con nuestras parejas e hijos y no con nosotras?

Te contaré un poco sobre ” Mi Historia de Amor Propio” y como la he ido puliendo para que sea mejor para mi.  

Tengo 31 años y el complejo más grande que he tenido durante gran parte de mi vida ha sido MI PELO.  Mi pelo fue rizado desde mis 4 a 5 años de edad.  En mi familia soy la única con el pelo rizo.  Mis recuerdos de la niñez en cuanto a mi pelo son:

* Siendo una niña gordita y cachetona, mi madre me cortaba el cabello por encima de los hombros ya que no lo sabía manejar.  * Por tener tanto pelo rizo, todos los años me daban piojos.  Eran horas y horas de que mi abuela estuviera “espulgándome” para quitarme los piojos.  Ni hablar de todos los tratamientos caseros y de farmacia que tuve que utilizar para eliminar el problema.

* Desde los 12 años me daban alisados constantemente para manejar mejor mi cabello.  Ya a los 15 años yo sacaba dinero de mi mesada para que una amiga me peinara con blower.  * Entre el frizz, la cantidad de pelo que tenía, los comentarios de la gente y el complejo, siempre queria tener mi pelo lacio y “on point” como las demás chicas.  La lluvia y la humedad eran mis enemigos #1.  El dubi no podía faltar diariamente para que mi cabello tomara un poco de brillo y suavidad.

Hasta que a mis 26 años de vida quise un cambio en mi.  Me deshice de todos los productos de cabello que tenía para mantener mi pelo lacio, leí sobre el tema y realicé el cambio.  Estuve 10 meses en transición a mi cabello rizado.  Fueron meses duros de frustración, alegría, corajes, llanto, introspección, probando nuevos productos y descubriendo mi amor propio.  Luego de eso, no me sentía feliz conmigo misma y volví al blower y la plancha.

Tres años y medio más tarde volví a realizar la transición y ya llevo un año en ello.  Esta vez lo hice con más fuerza, empeño y dedicación.  Ha sido un proceso más fácil esta vez aunque a veces un poco molestoso para mi.

Mi historia de amor propio quizás es simple para ti, pero para mi tiene muchas enseñanzas.  Con ella aprendí que:

* El amor propio solo lo siembras y lo cultivas tú.  No puedes esperar a que otra persona ponga en ti ese amor que es solo tuyo.

* No debo compararme con nadie más, soy única y hermosa.

* Hay chicas que quisieran tener mi estilo de cabello y por eso debo sentir orgullo.

* Los comentarios negativos de la gente solo retumban en ti si les prestas atención.

*  Me arreglo y me embellezco solo para mí.

En fin, no puedes brindar amor y cariño a amigos y familiares si tu no te amas a ti primero.  Hoy te invito a echar fuera todos esos comentarios, burlas, frustraciones y da paso a nuevas oportunidades de amor.  Amate tú para que puedas dar paso al amor de los demás.

Hoy, escribe tu “Historia de Amor Propio”, vívela y compártela con otras chicas que quizás necesiten escucharla de ti.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s